Blogia
Verdades de Cuba

Bush emplea tono conciliatorio después de la derrota

 WASHINGTON, 9 de noviembre.— El presidente George W. Bush está empleando un tono conciliador con los demócratas y el país luego de la derrota que sufrió el partido republicano en las elecciones legislativas y de seis años de hablar con énfasis prepotente dentro y fuera de EE.UU.

Bush, amable con Nancy Pelosi como nunca lo fue antes.

Según AP, después de una reunión con su gabinete, el mandatario declaró que "tenemos que dejar atrás el tema de las elecciones y colaborar todos para enfrentar los grandes desafíos que tienen los Estados Unidos".

Sin embargo, reveló una maniobra al subrayar que "algunos de estos temas tienen que ser enfrentados antes de que concluya el actual periodo de sesiones del Congreso", lo cual puede interpretarse como un intento de aprovechar la mayoría republicana hasta diciembre de este año para hacer aprobar medidas que quizás no pasarían con predominio demócrata.

Como ejemplo está el envío hoy al Senado de la propuesta para que la Cámara Alta confirme el nombramiento del reaccionario John Bolton como embajador de EE.UU. ante la ONU, pues su cargo es provisional por haber sido rechazado anteriormente, aunque el senador demócrata Joseph Biden, que se espera que sea el presidente del Comité de Relaciones Internacionales del Senado, advirtió hoy que la designación de Bolton "no va a ninguna parte".

Posteriormente, según ANSA, Bush se reunió con la líder de la bancada demócrata en la Cámara de Diputados, Nancy Pelosi, a la que dijo: "Las elecciones quedaron a nuestras espaldas, los demócratas ganaron, ahora debemos trabajar juntos", una frase que viene repitiendo desde el momento de la derrota.

Pelosi, ácida crítica del gobierno, le respondió diplomáticamente que "está en el interés del pueblo de Estados Unidos que los dos partidos trabajen juntos", aun cuando "las diferencias son inevitables".

Aunque alegó querer "trabajar" con la oposición, Bush dejó clara su posición de siempre de que deseaba el "regreso victorioso de las tropas", algo indicativo de inmovilidad.

En sus declaraciones, el ocupante de la Casa Blanca reiteró que estaba "abierto a cualquier idea o sugerencia que nos ayude a lograr nuestros objetivos de derrotar a los terroristas y asegurar que el Gobierno democrático de Iraq triunfe".

Entre los congresistas demócratas, dice EFE, hay intenciones de trabajar por el retiro de las tropas, y para ello cita al representante John Murtha, quien dijo que "el primer paso para la estabilidad en Iraq es el redespliegue" de las tropas y que su deseo era que la colaboración ofrecida por Bush vaya en esa dirección porque en el país árabe EE.UU. se ha convertido "en el enemigo" y las encuestas indican que los iraquíes "quieren" que las tropas estadounidenses se vayan.

Mientras, las agencias señalan unas declaraciones de Rumsfeld en la Universidad de Kansas, donde el señor de la guerra reconoció que el progreso en Iraq no iba lo "suficientemente bien o lo suficientemente rápido", y sobre su desastroso desempeño en el Pentágono fue parco: "Dejaré que la historia se preocupe por ello".

El Duende, un periodista de Radio-Miami destacó que los tres desprestigiados congresistas republicanos de esa ciudad del sur de la Florida fueron reelegidos con oposición, porque Ileana Ros vio que su desconocido contrincante Dave Patlak le sustraía 50 000 votos, el 38%; Miguel Calderón le llevó 42 000 electores (42%) a Mario Díaz Balart, y Frank González, que jamás aparece en la prensa, le quitó 43 000 votos a Lincoln Díaz-Balart para el 41%. Todo en el mismo Miami hasta ahora coto cerrado de los tres ultraderechistas.

En la esfera internacional, según ANSA, analistas árabes consideran a republicanos y demócratas como dos caras de la misma moneda, y no esperan grandes cambios en la política hacia Medio Oriente.

Así lo considera Diaa Rashwan, del Centro de Estudios Estratégicos al Ahram de El Cairo, quien piensa que en el conflicto israelo-palestino no hay diferencias entre unos y otros.

Añade ANSA que los gobiernos árabes, como es habitual, no hicieron comentarios.

Los europeos, dice AFP, satisfechos en general de los cambios políticos en Washington, podrían verse sometidos a presiones adicionales por parte de Estados Unidos para ayudarle a salir del atolladero de Iraq. Para Nicole Gnesotto, directora del Instituto de Estudios de Seguridad de la Unión Europea (UE), Washington volverá a dialogar más con los europeos para intentar controlar la "espiral de desestabilización de todo Medio Oriente provocada por la guerra en Iraq". Igual opina el diario alemán Die Welt.

Prensa Latina transmitió desde Bruselas que el ministro belga de Defensa, André Flahaut, saludó hoy la renuncia de Donald Rumsfeld, a quien calificó de persona obstinada, contraria a tomar en cuenta la opinión de sus socios.

Javier Solana, el representante de la Unión Europea para la política exterior, que de paso justificó las agresiones a Afganistán y Yugoslavia, vio en la dimisión de Rumsfeld una señal de que va a haber "algunos cambios en la forma de llevar la guerra en Iraq", pero no habló de la injusticia de la guerra misma.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres